Squash: intensidad que te pondrá en movimiento  

El Squash se trata de una de las disciplinas deportivas de raqueta, el cual se juega entre dos o cuatro jugadores: simples o dobles respectivamente. Se practica en un espacio conformado por cuatro paredes, con una pelota fabricada en goma y puede ser de distintos grados de rebote o velocidad.

Este deporte es originario de Inglaterra y suele requerir bastante precisión y resistencia por parte de los jugadores, quienes deben rebotar con fuerza la pelota solo en la pared del frente.

Esta disciplina puede practicarse desde los cuatro hasta los 80 años de edad. Incluso resulta muy atractiva porque puede jugarse en familia, representando así un motivo de diversión para personas de todas las edades.

¿Qué se requiere para jugar Squash?

Cancha: El Squash se juega en una cancha rectangular cerrada por cuatro paredes: frontis, que es donde rebota la pelota, los laterales y la pared trasera.

Todas las paredes están elaboradas en un material bastante resistente a los golpes constantes de la pelota. Por lo general la cancha cuenta con una iluminación blanca ubicada en la parte superior para facilitar la visibilidad de los jugadores.

Raqueta: Está elaborada con materiales como el grafito y el aluminio. Por lo general tiene un largo no mayor a los 68,6 cm y un peso aproximado de 225 gramos para los amateurs y entre 115 y 160 gramos para los profesionales.

Pelota: La pelota con la que se juega el Squash está fabricada en caucho sintético o natural de buena calidad. Incluso puede encontrarse una elaborada con una mezcla de ambos elementos. Cuenta con unos cuatro centímetros de diámetro y un peso aproximado de 0,5 gramo.

Según es el color de la pelota se indica la velocidad que alcanza; por ejemplo, la que tiene un punto azul es rápida, la del punto rojo es mediana, la del punto blanco o verde es lenta, mientras que la del punto amarillo es súper lenta.

Indumentaria: Los jugadores pueden llevar un polo o franela y un short. En este deporte se exige calzado deportivo con suelas de color claro, con el fin de conservar el buen estado del piso de la cancha. Si los jugadores lo desean pueden utilizar lentes protectoras y un reloj pulsómetro para controlar las pulsaciones.

¿Cómo se juega el Squash?

El juego del Squash consiste en rebotar la pelota en la pared frontal sobre una línea frontal. También puede repicarse contra las demás paredes siempre que antes o después se rebote en la frontal. Un jugador rebota la pelota, el otro la devuelve y así sucesivamente.

Los saques deben hacerse rebotando la pelota entre las líneas más altas y los tres cuartos de la pared. Picarla en otra zona se considera una falta. El saque lo gana quien anota un punto y lo mantiene hasta que su contrincante anote.

Un punto se gana cuando el jugador del otro equipo no logra golpear la pared frontal con la pelota o cuando no puede devolverla luego de que ha rebotado más de una vez.

El Squash se juega en tres o cinco sets, cada uno de 11 puntos, los cuales se suman según la modalidad.