Protectores Solares Físicos

El óxido de zinc es un ingrediente activo clave en muchos productos cosméticos entre los cuales se encuentran los protectores solares físicos, pero ¿qué es el óxido de zinc? Es un elemento metálico que se encuentra en la naturaleza y que, al igual que el hierro o el magnesio, puede llevar cierta carga eléctrica que resulta beneficiosa para el cuerpo.

 

Es una alternativa natural para las formulaciones químicas de los productos para el cuidado de la piel. Estos ingredientes químicos pueden causar alergias, irritación e incluso quemaduras solares especialmente en las pieles más sensibles. Estas sustancias también se utilizan en la elaboración de protectores solares, por lo que la mayoría de estos productos son tóxicos y cuentan con un gran número de químicos irritantes. Como alternativa se encuentra el óxido de zinc que actúa en diferentes formas que pueden ser beneficiosas para la protección solar y consecuente salud de la piel:

 

  • Al ser un mineral, el zinc es capaz de crear una barrera protectora sobre la piel que refleja los rayos del sol y los dispersa. El óxido de zinc se conoce como “filtro físico” por su capacidad para reflejar y dispersar los rayos. Por ello, este ingrediente se utiliza incluso en los protectores de filtro químico.

 

  • A diferencia de los filtros físicos, los filtros químicos absorben los rayos ultravioletas y contienen ingredientes irritantes y tóxicos como la oxibenzona.

 

  • El problema con los productos convencionales es que los ingredientes químicos a menudo actúan bloqueando uno de los dos rayos solares UVA o UVB, pero no ambos tipos. Esto significa que los fabricantes de protectores solares de filtro químico tienen que combinar diferentes fórmulas e ingredientes químicos para obtener un producto que prevenga las quemaduras. Cuantos más ingredientes químicos, mayor es la probabilidad de que haya reacciones negativas como alergias e irritaciones. En las pieles sensibles estas reacciones pueden ser incluso peores.

 

Beneficios del Óxido de Zinc

 

Las propiedades de protección solar naturales del óxido de zinc han sido objeto de investigación durante las últimas tres décadas. El óxido de zinc ofrece un factor de protección solar amplio contra los rayos ultravioleta UVA/ UVB, a diferencia de muchos protectores solares químicos que a menudo ofrecen protección contra un tipo de luz UV.

 

Hoy en día el óxido de zinc se añade a diferentes productos para el cuidado de la piel además de incorporarlo al protector solar natural. También es un ingrediente en cremas, lociones y bases de maquillaje mineral, cremas hidratantes y fórmulas antiedad. En el pasado, los protectores solares con óxido de zinc tenían una mala reputación debido a la visible capa blanca que dejaban sobre la piel tras su aplicación. Sin embargo, en la actualidad la tecnología del cuidado de la piel ha avanzado mucho y las nuevas formulaciones con óxido de zinc no dejan dicha capa blanca.

 

Al proteger la piel del daño solar, también contribuye en prevenir los signos del envejecimiento cutáneo prematuro. De esta forma, ayuda a combatir la aparición de las arrugas, manchas y deshidratación de la piel. Además, el óxido de zinc también es un ingrediente que ayuda a mejorar la síntesis del colágeno y el nuevo tejido cutáneo, lo que es esencial para mantener el aspecto joven y saludable de la piel.

 

El óxido de zinc, conocido por proteger la piel del daño solar, también puede resultar útil para el tratamiento de las pieles tras la exposición ya que ayuda a aliviar y estimular la curación de las pieles dañadas, secas, heridas, inflamadas e irritadas.