Fuentes en el jardín

Un espacio exterior siempre debe ser complementado por maravillosos elementos que vayan de acuerdo a la decoración que deseamos mostrar, de esta forma se puede decir que existen muchos elementos que podrían agregarse a un jardín para atraer las miradas, pero una de las más usadas son las fuentes.

Como parte de un nuevo hábitat para los animales que se encuentren cerca, se podrá brindar un cálido espacio con la naturaleza. Las fuentes están diseñadas para entregarle a un espacio interior o exterior, una tonalidad ambiental.

Existen muchas combinaciones que junto a las fuentes en el jardín otorgan un espacio que canaliza la naturaleza en un solo lugar. Son muchas las personas que confían en la opción de tener fuentes en el jardín.

Ventajas de tener una fuente en el jardín

  • Atraen un sinfín de animales que podrán servirse del agua que la fuente les proporciona.
  • Gasta poca agua al reutilizar la misma una y otra vez.
  • Causan un efecto armonioso en el lugar.
  • Le da una imagen atractiva a un jardín.

 

Desventajas

  • Se debe mantener en constante mantenimiento, debido a que el agua tiene una fecha limite antes de tomar un color oscuro.
  • Puede atraer animales que resulten molesto.
  • El agua puede atraer mosquitos.

 

Las fuentes en el jardín pueden tener un tamaño pequeño y disimulado o pueden ser el centro de toda la decoración que se disponga en la entrada del hogar.

Lo más recomendado para saber qué tamaño de fuente queda mejor en nuestro jardín es consultar a un experto, pero también podemos hacerlo nosotros mismos.

Existen fuentes en el jardín que están diseñadas para formar un ecosistema en ese espacio reducido, así como hay otras que simplemente están diseñadas para formar parte de una decoración.

Materiales como el bambú y la piedra son los principales formadores de fuentes, existen desde hace muchos siglos con la finalidad de recrear un ambiente pacifico que era guiado por el sonido del agua fluyendo, además de que las fuentes son consideradas un símbolo de fluidez.

Estas pueden ser hechas en casa, con materiales tan simples como un par de masetas que ya no estén en uso, pegamento y una bomba especializada en fuentes.

Básicamente el sistema de una fuente consiste en tener una bomba encargada de absorber el agua que cae y luego procesarla antes de regresarla al tope de la fuente para que vuelva a cumplir todo su ciclo.